lunes, 2 de noviembre de 2009

DAGON, LA SECTA DEL MAR (Dagon, la secta del mar, 2001) 94´










FICHA TÉCNICA

Dirección -Stuart Gordon
Guión -Dennis Paoli
Fotografía -Carlos Suarez
Música -Carles Cases
Producción -Julio Fernández

INTERPRÉTES

Ezra Godden (Paul)
Raquel Meroño (Bárbara)
Francisco Rabal (Ezequiel)
Macarena Gomez (Uxia)

SINOPSIS

Dos parejas que se encuentran viajando en barco por la costa española sufren un aparatoso accidente que les obliga a pedir ayuda en Inboca, un inhóspito pueblo de pescadores. No tardan en darse cuenta que algo extraño inunda el lugar, comenzando una huida por la supervivencia.

Cinta englobada dentro de la desaparecida productora Fantastic Factory y que parte de un relato de Lovecraft, el autor favorito de Stuart Gordon. El argumento de Paoli, colaborador habitual de Gordon, es interesante a pesar de algún que otro patinazo (porque se separan la parejas en vez de sacar del barco a la mujer herida), y el planteamiento de un pueblo con seres mitad humanos, mitad peces en proceso de mutación da su juego. La ambientación en ese pueblo gallego al que se traslada la acción y que en el relato de Lovecraft tenía lugar en Inglaterra, da un plus de fantasía y la fotografía con esa lluvia constante ayuda a matizar más ese aire malsano del lugar. La banda sonora remata el conjunto con toques gallegos y celtas que apuntalan la conjunción.

Pero el mayor error de la película es su protagonista, un Ezra Godden que tiene la responsabilidad de soportar en solitario buena parte del metraje, y que fracasa en su tarea. No transmite, llegando a resultar absurdo en algunas escenas, como en el cambio de cerradura de puerta. Godden repetiría años más tarde sin embargo con Gordon en el capítulo de Masters of Horror que el primero protagonizaría y dirigiría el segundo. Más empaque demuestra la televisiva Raquel Meroño, siendo además interesante la premisa inicial de considerarla a ella como el eslabón fuerte de la pareja, algo que desaparece de la trama con su secuestro. Mención especial merece Paco Rabal en la que fuera su última actuación antes de fallecer (la película esta dedicada a el).

Maquillajes correctos, y efectos competentes dentro de un presupuesto limitado, como prueba fehaciente de los profesionales que se forjan en España en el campo de los efectos especiales.

Escena: El despellejamiento de Ezequiel.

Valoración: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario