jueves, 15 de junio de 2017

SHOCKER, 100.000 VOLTIOS DE TERROR (SHOCKER) 1989 109´


“6.45 am. Ejecución del asesino en serie Horace Pinker. ¡Ahora sí que da miedo!”


DE QUE VA: La vida de un apacible barrio se ve alterada violentamente por los atroces crímenes cometidos por un diabólico criminal llamado Horace Pinker, un asesino de familias, cuyas mortíferas actividades continúan aún después de haber sido ajusticiado en la silla eléctrica, convirtiéndose así en algo más peligroso de lo que nadie habría podido imaginarse jamás.



QUIEN LA HACE: Wes Craven intentó crear con Shocker un nuevo Freddie Krueguer y la jugada le salió a medias.






QUIEN SALE: Mitch Pileggi, el inolvidable superior de Mulder y Scully en la serie de culto Expediente X, se antoja un perfecto Horace Pinker, no solo por la fisicidad del actor sino también por lo marcado de sus rasgos. Peter Berg, su protagonista, se pasaría a la dirección con títulos como Hancock o Battleship, aunque nuestra favorita sea Very bad things.  A pesar de no desarrollar prácticamente una carrera posterior como actriz no podemos dejar de lado la candidez de Camille Cooper y su importancia en la trama.


QUE ME GUSTA: Una primera parte de infarto, con momentos donde Craven vuelve a demostrar porque es uno de los imprescindibles dentro del cine de terror más contemporáneo. El personaje de Horace Pinker tenía arrestos y potencial inicial para haberse convertido en un psicokiller con secuelas. A pesar de las similitudes en argumento con Hidden, lo oculto y la novena entrega de Viernes 13, la idea del asesino que salta de cuerpo en cuerpo poseyéndolos está bien desarrollada.


QUE NO ME GUSTA: Una segunda parte que pierde todo el terror precedente para acabar desbarrando hacía un tono paródico que tiene su culmen en la persecución final entre Pinker y Jonathan Parker.




LA ESCENA: El brutal asesinato de la familia del protagonista, buena forma de comenzar la pesadilla.







UNA CURIOSIDAD: En la película hace un breve cameo Heather Langenkamp, la inolvidable Nancy Thompson de Pesadilla en Elm Street.






lunes, 5 de junio de 2017

EL FOSO Y EL PÉNDULO (THE PIT AND THE PENDULUM) 1991´ 93´


“Un descenso brutal a los infiernos de la Inquisición de la mano del creador de Reanimator”

DE QUE VA: Una joven y humilde mujer es acusada de brujería por el maestro inquisidor Torquemada, quien no haya otra manera de tratar de evitar la atracción sexual que la joven despierta en el.





QUIEN LA HACE: La historia se basa en varios relatos del maestro Edgar Allan Poe, siendo Stuart Gordon su director. Gordon es uno de los gurús del terror de los ochenta gracias fundamentalmente a Reanimator, encargándose de dirigir también otros  títulos apreciados por el aficionado como Resonator o Dolls. No podemos obviar la producción de Charles y Albert Band, quienes a través de su productora Empire dieron luz verde a numerosos títulos de terror de serie B de gran cariño entre el aficionado.


QUIEN SALE: Lance Henriksen compone al corrompido personaje principal. Henriksen es un nombre indispensable dentro del cine de ciencia ficción de los ochenta gracias a sus apariciones en Terminator o Aliens, no escatimando su participación en películas de terror como House III o Pumpkinhead. Resaltar las apariciones de Jeffrey Combs (para siempre el doctor Herbert West de la saga Reanimator), Tom Towles (secundario de lujo en películas como los remake de La noche de los muertos vivientes, Halloween o visto también en La casa de los 1000 cadáveres). Breve intervención del gran Oliver Reed.

QUE ME GUSTA: Una premisa interesante. Todo el decálogo de torturas presentadas a lo largo de la historia. La inocente a la par que sensual belleza de Rona De Ricci, que hace creíble los desvaríos del personaje de Torquemada. Ambientación correcta.




QUE NO ME GUSTA: La forma en que la historia acaba desvariando hasta llegar a un final torpe y absurdo. El personaje de Antonio, forzado en su desarrollo de panadero a héroe de capa y espada.




LA ESCENA: La conversación entre el Cardenal y Torquemada y la forma tan espeluznante en que esta termina.






UNA CURIOSIDAD: La película bebe principalmente de la cinta de 1961 El foso y el péndulo, título que se engloba dentro del ciclo de películas que Roger Corman rodó a comienzos de los años sesenta basándose en los textos literarios de Edgar Allan Poe.