miércoles, 16 de agosto de 2017

CROMOSOMA 3 (THE BROOD, 1979) 92´


“Traspasarás los límites del terror”

DE QUE VA: El psicoterapeuta Hal Raglan lleva a cabo con sus pacientes una innovadora técnica conocida como psicoplasmosis, la cual va a provocar en una de las internas de su centro médico unas insospechadas y letales consecuencias.



QUIEN LA HACE: Dirige el David Cronenberg de su primera etapa, quien además por aquel entonces estaba sumido en un tortuoso proceso de divorcio, algo que de alguna manera queda plasmado en la presente película.





QUIEN SALE: Frente a un insulso Art Hindle que interpreta al atribulado protagonista merecen ser resaltados en virtud de sus complejas interpretaciones el gran Oliver Reed y Samantha Eggar. Atención a la debutante y jovencísima Cindy Hinds quien además de salir airosa de su complicada papel en la película llama la atención por su gran parecido con la Heather O´Rourke de Poltergeist.

QUE ME GUSTA: Es Cronenberg en estado puro, tanto por la historia que cuenta como por la visceralidad en que está es plasmada en pantalla. Las secuencias de los diferentes asesinatos están orquestadas bajo un estupendo montaje. La desasosegante partitura musical de Howard Shore.



QUE NO ME GUSTA: Puede llevar a resultar algo lenta en su tramo inicial. La actitud del personaje protagonista, rodeado de la noche a la mañana de extraños y brutales asesinatos de personas conocidas y que acoge con una estoicidad que raya la pasividad.



LA ESCENA: Esa autopsia rodada bajo un filtro morado en el que se descubren las particularidades de los seres  protagonistas.






UNA CURIOSIDAD: La secuencia de la protagonista lamiendo la sangre del bebe que acaba de engendrar llegó a ser censurada en numerosos países, acabando por parecer gracias al citado tijeretazo que lo que hace es comérselo en lugar de protegerlo.  




jueves, 10 de agosto de 2017

CHERRY FALLS (CHERRY FALLS, 2000) 87´


“En el instituto de Cherry Falls si eres virgen estás en peligro de muerte…tú eliges”

DE QUE VA: Un pequeño pueblo se encuentra bajo el terror de un asesino en serie que está acabando con la vida de jóvenes vírgenes del lugar. Para escapar de convertirse en víctimas potenciales de este psicokiller los estudiantes del instituto deciden que la mejor solución es organizar una orgia.


QUIEN LA HACE: Dirige con desgana el australiano Geoffrey Wright, cuya película más conocida es Romper Stomper por tratarse de uno de los primeros trabajos de Russell Crowe.




QUIEN SALE: La prematuramente fallecida Brittany Murphy es la encargada de dar la réplica al asesino de turno, mientras Jay Mohr se encuentra bastante perdido en su papel de profesor enrollado. Menos mal que tenemos la presencia de Michael Biehn (Terminator, Aliens, Abyss), toda una alegría para el cinéfilo ochentero.


QUE ME GUSTA: La idea inicial y que trasgrede los principios del género slasher es muy inteligente. Brittany Murphy, lo único destacable a nivel interpretativo (con permiso del carisma de Biehn) en una película plagada de actuaciones desastrosas.




QUE NO ME GUSTA: Lástima que la película no se atreva a sacar todo el partido al citado planteamiento de partida. Le falta mala leche a la hora de plasmar la historia, en manos de un director más transgresor podíamos haber dado con una cinta mucho más interesante. Esos juegos banales por intentar ocultar y jugar con la identidad del asesino                 que, por otra parte todos intuimos a la legua.  Esa orgia tan absurdamente puritana.


LA ESCENA: La confesión del sheriff Marken a su hija.









UNA CURIOSIDAD: Se hablaba de secuela, incluso trilogía de la cinta pero la espantada de sus actores principales tiró por tierra dicha idea






.

miércoles, 9 de agosto de 2017

LA CASA DE CERA (HOUSE OF WAX, 2005) 108´


“Acosa. Asesina. Muestra”

 DE QUE VA: Un grupo de jóvenes que viajan rumbo a un partido de futbol americano tienen un encontronazo con un misterioso conductor, siendo el primero y no peor de los percances que sufrirán antes de llegar a un pueblo aparentemente normal y coronado por un espectacular museo de cera.





QUIEN LA HACE: Dirigida por el catalán Jaume Collet-Serra, quien ha fraguado una interesante carrera en Hollywood tanto en el terreno del terror (La huérfana, Infierno azul) como en el género de acción (Sin identidad, Non stop) y que ya en esta, su opera prima, mostraba fogonazos de buen director.



QUIEN SALE: Interesante y televisivo grupo de protagonistas que siguen aquella máxima de jóvenes y guapos, con la escultural Elisha Cuthbert como final girl a quien acompañan unos Chad Michael Murray o Jared Padalecki que al menos no resultan detestables, aunque todos los titulares se los llevara una Paris Hilton que a nivel interpretativo es realmente horrible.


ME GUSTA: La recreación del pueblo a base de figuras de cera, visualmente muy potente. Collet-Serra manifiesta conocer los entresijos del género y si bien apuesta por escenas visualmente potentes también sabe recurrir al suspense para potenciar el terror de la película. Unos flashbacks visualmente muy atinados. Ese final entre toneladas de cera derretida. Trata, al menos en parte, de presentar unos personajes algo más complejos que el arquetipo medio.

NO ME GUSTA: Las limitaciones a las que el director se ve sometido por la productora Dark Castle Entertainment, destacando la imposición por parte de los productores de una Paris Hilton que lo único que logra es sacar al espectador de la trama. Tira de bastantes arquetipos del género a la hora de contar la historia.


LA ESCENA: El momento en que Carly se percata de que todo el pueblo es una exposición de figuras de cera.








UNA CURIOSIDAD: El director logró vengarse, al menos en parte, de una Paris Hilton a la que dio bastante caña durante el rodaje para tratar de que apareciera en pantalla todo lo desquiciada  que fuera posible.





lunes, 10 de julio de 2017

GHOULIES 4 (GHOULIES 4, 1994) 79´



“Un poco de magia negra, un poco de cuero negro…y un montón de humor negro”

DE QUE VA: Un almacén de antigüedades de un museo es asaltado por una mujer que mediante un extraño amuleto guardado en el lugar convoca a un ser del infierno, pero es que además junto a este ente trae hasta nuestro plano a dos extrañas criaturas.



QUIEN LA HACE: Su director es Jim Wynorski, autor de una filmografía tan extensa como mediocre donde destacan títulos como Robots asesinos (posiblemente su película más conocida) o Vampiros del espacio, protagonizada por la ex diva del porno Tracy Lords.





QUIEN SALE: Peter Liapis vuelve a retomar el mismo papel que ya encarnara en la primera película de la saga aunque con un cambio radical en la construcción de su personaje, ahora un policía mujeriego y en horas bajas profesionalmente.



 QUE ME GUSTA: Aunque no tenga ni idea de cómo dirigir una película al menos Jim Wynorski sale escoger bellas actrices, como el caso de Barbara Alyn Woods o Raquel Krelle. Que no se cumpliera la amenaza de los dos Ghoulies insinuando una nueva entrega el algo que se agradece viendo el nivel en constante decrecimiento de la saga.



QUE NO ME GUSTA: Unos Ghoulies que nada tienen que ver con las creaciones de John Carl Buechler, limitándose en esta ocasión a vestir con una careta a un par de enanos pretendidamente graciosos.  Una villana que tan pronto es capaz de reducir a cuatro guardias armados con ademanes de ninja como es sobrepasada por las patochadas de los Ghoulies de turno. Unos efectos visuales por debajo de lo que vimos en la película de 1984, que recordemos se rodó con tan solo un millón de euros.


LA ESCENA: La secuencia del automóvil atravesando carriles en medio del tráfico para acabar estrellándose y explotando, la única medianamente bien rodada de toda la película.





UNA CURIOSIDAD: Atención al subtítulo con el que se estrenó la película en nuestro país, Los Ghoulies tras el amuleto maldito.






GHOULIES 3 (GHOULIES 3, GHOULIES GO TO COLLEGE, 1991) 90´



“Los Ghoulies han vuelto para darte una lección”

DE QUE VA: El profesor Ragnar está tan obsesionado con acabar con la llamada “semana de las bromas” dentro del campus de la universidad de la que es decano que incluso utilizará a los demoniacos Ghoulies en su cruzada contra la fraternidad de la cual es líder Skip Carter, el llamado “príncipe de los bromistas”.



QUIEN LA HACE: Con los hermanos Band fuera de esta tercera entrega es John Carl Buechler, talentoso maestro de efectos especiales en infinidad de títulos de terror y creador y diseñador de los Ghoulies desde la primera película, el encargado de la dirección.






QUIEN SALE: Destacar la presencia de Kevin McCarthy como villano de la función. McCarhty es uno de esos rostros fácilmente reconocibles y que ha aparecido en títulos claves como La invasión de los ladrones de cuerpos (la de 1956), Piraña, Aullidos o El chip prodigioso. Apariciones de Jason Scott Lee antes de encarnar a Bruce Lee en Dragon, un Mathew Lillard a quien veríamos en Scream o 13 fantasmas y Eva LaRue, conocida por dar vida a Natalia  Boa vista en el spin off ubicado en Miami de la franquicia CSI.

QUE ME GUSTA: Los Ghoulies están mejor animados y diseñados que nunca, no se nota a leguas la stop motion y el manejo mixto de los animatronics y las marionetas está más conseguido que en ningún otro título de la saga. Estos monstruos nos regalan los momentos más divertidos de la película y como elemento cómico funcionan. Como buena comedia juvenil nos regala con innecesarias escenas de desnudos femeninos.

QUE NO ME GUSTA: Quien se acerque a Ghoulies 3 pensando en una película de terror en la línea de sus antecesoras se equivoca de título. Una pena ver a Kevin McCarthy tan sobreactuado y falso, en línea con el resto de intérpretes que aparecen en la película y donde se evidencia la incapacidad de Buechler para dirigir actores.





LA ESCENA: Los Ghoulies espiando a la actriz Hope Marie Carlton quitándose la ropa y dándose una ducha, el mejor exponente de lo que es esta tercera entrega de la franquicia.







UNA CURIOSIDAD: Uno de Los Ghoulies brinda su particular homenaje a El resplandor de Kubrick al emerger de la taza del wáter al grito de “¡Cariño, ya estoy en casa!”








domingo, 9 de julio de 2017

GHOULIES 2 (GHOULIES 2, 1988) 84´


“¡Puede que sean demonios infernales, pero saben cómo animar una fiesta!”

DE QUE VA: Un parque de atracciones itinerante llega a una ciudad con el firme propósito de hacer una gran recaudación y salvarse de la bancarrota que les amenaza. Entre las atracciones hay una casa del terror con el nombre de “La guarida de Satán”, donde los Ghoulies encontrarán el lugar idóneo para ocultarse y hacer de las suyas.


QUIEN LA HACE: Albert Band, patriarca de la saga de los Band se pone al frente como director, permaneciendo todavía la Empire como productora de esta secuela donde ahora sí, los Ghoulies son los protagonistas absolutos.




QUIEN SALE: Elenco de segunda donde destacan de cara al aficionado las apariciones de Royal Dano en un papel similar al que interpretara en Los payasos asesinos del espacio exterior, y Phil Fondacaro, actor aquejado de enanismo y visto en películas como El retorno del Yedi, Willow o La tierra de los muertos vivientes.



QUE ME GUSTA: El diseño de la atracción en la cual los Ghoulies encuentran el escondite perfecto, una casa del terror que no me importaría visitar. El desmadre final con Los Ghoulies atacando a los visitantes y trabajadores del parque de atracciones a diestro y siniestro. El Ghoulie gigante y su apetito insaciable.



QUE NO ME GUSTA: Una vez más la pareja de protagonistas es totalmente insulsa y sin ápice de carisma. Vuelve a pecar de un ritmo algo lento. Una stop motion totalmente arcaica y fatalmente integrada en las secuencias, menos mal que se utiliza muy poco.




LA ESCENA: El recorrido por el parque de atracciones del Ghoulie gigante zampándose a sus hermanos pequeños.







UNA CURIOSIDAD: En esta segunda entrega sería la última vez que veríamos al Ghoulie volador, eliminado ya sin ningún tipo de justificación en la tercera entrega, posiblemente por las complicaciones de animación que implicaría.