martes, 4 de diciembre de 2012

EL EXORCISTA III (The exorcist III, 1990) 106´










“El terror ha vuelto” 

FICHA TÉCNICA 

Dirección-William Peter Blatty 
Guión-William Peter Blatty 
Fotografía-Gerry Fisher 
Música-Barry De Vorzon 
Producción-Carter DeHaven 

INTERPRÉTES 

George C. Scott (Teniente Kinderman)
Ed Flanders (Padre Dyer)
Brad Dourif (Geminis)
Jason Miller (Paciente X)
Nicol Williamson (Padre Morning)
Scott Wilson (Dr Temple)
Nancy Fish (Enfermera Allerton)

SINOPSIS 

El teniente Kinderman investiga una serie de asesinatos rituales que le hacen rememorar los crímenes que tuvieron lugar años atrás cometidos por el asesino en serie conocido como Geminis. Pero Geminis fue ejecutado en la silla eléctrica, lo que imposibilita que sea este el autor material de los nuevos asesinatos, a pesar de darse determinados patrones en las muertes que solo este psicópata conocía. En su investigación, Kinderman se enfrentará a fantasmas que creía enterrados y que tienen que ver con un exorcismo realizado quince años atrás. 

CRITICA 

William Peter Blatty, autor de la novela El exorcista y guionista de la cinta de 1973 (libreto por que cual ganó el Oscar), vuelve a apoyarse en una obra literaria propia (en este caso Legión, publicada en 1983) para intentar hacer un lavado de cara a la saga tras el fiasco de la segunda parte dirigida por John Boorman trece años atrás. 

Y lo consigue en buena parte, ya que si bien la trama podía estar perfectamente desligada de la historia original (si bien se interrelaciona a través de los personajes y se interconexiona forzosamente con el exorcismo final) funciona como estupenda trama policiaca con ribetes de terror, anteponiéndose con nota a títulos futuros como El silencio de los corderos (1991) o Seven (1995). 

En este sentido el novelista se presenta como un gran conocedor de los resortes que mueven el género de terror cinematográfico (literariamente ya había demostrado con creces su valía), apoyándose en planos, sonidos, iconografía religiosa y voces que refuerzan las sensaciones negativas que posee la cinta. Cierto que en algún momento la trama es algo lenta, consecuencia de que el director apueste claramente por una película de sensaciones, a pesar de no obviar varios sustos de esos de antología y un final con cierta tendencia al efectismo. 

Buenas interpretaciones de todo el elenco, con un George C. Scott que como nos suele acostumbrar resulta tremendamente convincente en su papel de abatido agente de policía. Destacar también a Brad Dourif, toda una institución en el género (Muñeco diabólico, El señor de los anillos…) y que como suele ser habitual en el, interpreta el papel de villano. Innecesaria intervención de Jason Miller (el padre Karras de la cinta de 1973), demanda impuesta por los productores para crear un nexo de unión entre ambas cintas. 

Notable producción de terror que en su momento fue bastante maltratada por la crítica, y que si hubiera buscado un desarrollo alejado de la cinta de Friedkin labrándose un universo propio, posiblemente hoy en día sería mejor considerada, ya que se anticipa a la moda de psicokillers que hallaría en la década de los noventa un estupendo caldo de cultivo cinematográfico. 

Escena: El turno de noche en el hospital, representado con un alejado plano fijo y que guarda en sus casi cuatro minutos un par de momentos de esos que te hacen brincar de la butaca. 

Puntos Fuertes: Es una cinta de terror policiaco de enorme factura y que guarda entre su metraje varios sustos de antología. Crea una sensación general de malestar, aunque sin llegar a las cotas de excelencia de su antecesora. 

Puntos Débiles: Por momentos Blatty no discierne el lenguaje literario del cinematográfico creando secuencias innecesariamente alargadas (como las conversaciones entre el Teniente Kinderman y Géminis). 

Curiosidad: Este es el único largometraje dirigido por el novelista William Peter Blatty, si exceptuamos la cinta de 1980 La novena configuración, que bebe en parte de la exitosa El exorcista, llegándose a considerar en algunos círculos como verdadera segunda entrega de la película. 

La Frase: “Los muertos deberían callar a menos que tengan algo que decir” (Geminis) 

Valoración: 8 (Estupendo antecedente de Seven y sucedáneos) 




1 comentario: